Eugenio y El Bocha, los apasionados

La pérdida del director de Radio Firmat Eugenio Salerno y del entrenador de Básquet Hector Bocha Sánchez nos dejó un sabor amargo el domingo. Desde este portal queremos homenajearlos y recordarlos, sus ausencias se notarán en los ámbitos que supieron abrazar.

 

 

Por Eduardo La Negra Bigotti

 

No se sabe bien en que momento uno despierta sus pasiones, solo sabe que esos amores determinan casi la vida misma. La ciudad ha perdido dos apasionados, uno de la radio y el otro del básquet. Eugenio Salerno – El Cabezón-, el gran protagonista del micrófono y que como  director de su Radio Firmat, cobijará las mejores transmisiones  deportivas de las últimas 5 décadas. De su mano llegaron desde cualquier punto del país transmisiones de fútbol, básquet, automovilismo, motociclismo en momentos de oro del deporte Firmatense. Por su radio pasaron todos los que escribieron con gloria la palabra Deporte.

Detrás de cada transmisión estaba él, acomodando cables, garantizando la buena llegada de la conexión telefónica, inclusive operando para que toda una ciudad viviera, ascensos, partidos  memorables  o partidos comunes que nadie hubiera contado. Gaucho y abierto para que todos pudieramos pasar por su radio, sobre todo cuando era la única. Todos los que hacemos radio pasamos por Radio Firmat, todos hablábamos con él por primera vez para pedirle un espacio. Y ahí arrancábamos siendo jóvenes y escuchando la famosa frase del “Eugenio: “Acá nunca echamos a nadie”. Tenía razón.

De las manos de Hector –El Bocha- Sánchez, partieron pases y bolas que animaron a pibes a jugar al básquet aquí y en Chañar Ladeado. Basquetbolero empedernido que vivía como una final hasta un amistoso. Querible por su permanente buen humor, cariñoso en su trato, interminable en su sonrisa. En la cancha y en su banco de entrenador, un pasional entrenador que en algún momento –como expectador o periodista- te obligaba a poner el ojo en él porque regalaba enojos a sus dirigidos, calentándose porque hacían lo que no pedía. Se lo extrañará en los dos gimnasios, era de los pocos que iba a los 2 clubes …porque su lugar en el mundo era una cancha de básquet.

Podremos seguir escuchando transmisiones sin saber quien está detrás produciendo o dando el visto bueno. Podremos seguir cruzando gente, entrenadores e hinchas en las gimnasios de nuestra ciudad por el amor que le tenemos al básquet, lo que no podremos es encontrar tipos que hayan marcado con tanta pasión lo que querían hacer en su vida, tipos con una pasión gigante. Allá arriba, una radio estará encendiéndose de la mano de un nuevo director para que un entrenador de básquet llegue a contar como empezarán desde cero en alguna nube que necesite ángeles jugando.

Bocha Eugenio

You may also like...

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *